la vida y la muerte (30): Poemas de Hilario Barrero con pinturas de Otto Dix

Fragments de vida

Otto Dix - florecer y marchitarse (1911)

Regiones devastadas

Rodeada de tubos y de hijos,
un pedazo de carne retorcida, desencajado el rostro
al respirar expulsa un sonido animal.
Si el marido la viera y la reconociera
seguro que se arrepentiría de haberla abandonado
y de haberse llevado su memoria
entre puros habanos, crucigramas, viejas fotografías
y el cansancio de años de una alcoba.
De la finca donde se retiró
ha traído el mayor de los hijos,
que a veces se parece tantísimo a su padre,
una rosa temprana del rosal
que ella misma plantó en épocas felices.
En un vaso de plástico inseguro, sostenido entre cables,
al lado de la máquina que cuenta sus latidos,
está la rosa que ella, aunque abriera sus ojos,
nunca podría ver.

Ilustración: Otto Dix, “florecer y marchitarse” (1911)

DustOtto Dix - vanitas (1932)

Nació y la llamaron Rose,
los mejores colegios, el baile fin de curso
donde por vez primera su traje se manchó…

View original post 100 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s